En nombre de Irán

Imagen
Published: 1 de mayo de 2024 | Maoz Israel Reports

No mucho después de llegar a Israel en 1967, busqué a mi amiga Elizabeth, a la que había conocido en una de nuestras visitas a Israel. Mi madre, quien también solía participar de ellas, también conoció a Elizabeth y pensó que podría hacer buena pareja con Chuck Kopp, que tenía una tienda de Biblias en Jerusalén que su abuelo había abierto antes del surgimiento de nuestra nación. Mi madre tenía razón, al poco tiempo se casaron. Como muchas parejas que buscan una pequeña escapada, Chuck y Elizabeth decidieron pasar unas vacaciones en el hermoso Líbano. 

En aquella época, los turistas acudían en masa a la belleza natural y los lugares históricos del Líbano. Su economía era conocida por su actividad bancaria, que atraía capitales. El comercio y los servicios lo convirtieron en un protagonista clave del Medio Oriente. Los libaneses de origen cristiano solían triunfar económicamente. 

El Líbano fue el único país árabe que eligió a un cristiano como político gobernante. De hecho, por aquel entonces, la impresionante cifra del 55 % de los libaneses eran árabes cristianos tradicionales de la marionita y otras confesiones. Los musulmanes suníes y chiíes eran muy minoritarios.

Es más, el Líbano era conocido como el país de la paz. Cuando mis amigos regresaron, dijeron que era uno de los lugares más hermosos que habían visto. Sus ciudadanos hablaban árabe, francés e inglés. Aunque no tenía relaciones con Israel, se sabía que era una nación pacífica. 

El Líbano era la Suiza del Medio Oriente en los años sesenta, antes de que las fuerzas islámicas tomaran el poder

Ingresar: Yasser Arafa 

Sin embargo, en 1969, poco después de que otras naciones árabes lucharan contra Israel y perdieran la Guerra de los Seis Días, un egipcio llamado Yasser Arafat se convirtió en presidente de una pequeña milicia llamada Organización para la Liberación de Palestina (OLP). Se instaló en Jordania y utilizó ese país para lanzar ataques terroristas contra Israel. Su país adoptivo se volvió muy reacio a su creciente poder entre la población rural de esa nación. Finalmente, Jordania se hartó y lo expulsó a él y a su milicia; debieron trasladarse al Líbano. 

La población musulmana del Líbano crecía, y los refugiados, a los que Arafat dio el nuevo nombre de palestinos, llegaban en masa allí. La Suiza del Oriente perdió su mayoría cristiana. Durante 15 años, el Líbano sufrió una terrible guerra civil entre chiíes y suníes, cristianos y drusos.

Se formaron varias milicias cristianas para intentar proteger a los suyos de los musulmanes. Y, por supuesto, las milicias musulmanas aprovecharon cualquier oportunidad para atacar Israel. Como era de esperar, nuestro país contraatacó. 

Yasser Arafat, 1977 (Crédito: Reuters)

Israel y el comandante cristiano

En 1975, el ejército libanés empezó a desintegrarse. Un oficial cristiano marionita, el comandante Saad Haddad, que se convirtió en cristiano renacido, se separó con su brigada de unos 2500 soldados libaneses cristianos, junto con algunos drusos e incluso unos pocos musulmanes. Emplazó sus tropas en el sur, donde sus soldados protegerían a unos 150.000 ciudadanos libaneses de la matanza musulmana. 

El precio de mantener esta parcela del sur del Líbano fue brutal, y el comandante Haddad y sus tropas empezaron a llevar a sus heridos a la frontera de Israel en busca de ayuda. Durante ese lapso, un tercio de los pacientes de los hospitales del norte de Israel eran libaneses. Esa apertura fronteriza se hizo famosa como «La Buena Frontera».

En 1978, Israel ya no podía tolerar más los ataques terroristas de las milicias musulmanas bajo el control de Arafat y de la OLP. Las FDI invadieron el Líbano y obligaron a la OLP a retroceder 29 kilómetros hasta el río Litani, lo que originó una zona tampón de 128 kilómetros de longitud. El recién formado Ejército del Sur del Líbano (ELS) del comandante Haddad se convirtió en un aliado leal de las FDI en su lucha contra la OLP.  

Pese a esto, la OLP de Arafat continuó su campaña para destruir al odiado Israel. Sus constantes ataques contra la población civil judía hicieron que las FDI invadieran de nuevo el Líbano en 1982, en alianza con varias de las principales milicias cristianas libanesas. Esta vez Israel expulsó por la fuerza a la OLP del Líbano. 

Mi esposo Ari había servido en el ejército estadounidense. Cuando emigró a Israel en 1976, se incorporó rápidamente al ejército israelí y fue enviado al Líbano en 1982 para luchar en la guerra de Arafat contra Israel. 

Por desgracia, el comandante Haddad enfermó repentinamente y en su ausencia, junto con la falta de supervisión de las fuerzas de paz de la ONU, en menos de un año Arafat estaba de vuelta.

Ari y Shira con sus dos hijos en su visita al comandante Saad Haddad

La OLP se fusiona con Hezbolá

De este ambiente hostil surgió una milicia chiíta, Hezbolá (en árabe, «Partido de Dios»). Los árabes chiíes eran el sector más pobre de la sociedad libanesa, con muchas injusticias, y se unieron gustosamente a la milicia. Ese mismo año de 1982, la OLP se fusionó con Hezbolá. Tenía tres objetivos claros: (1) destruir la nación de Israel, (2) destruir a los ciudadanos cristianos del Líbano, y (3) conquistar finalmente el mundo con la religión chií. 

En 1979, el ayatolá Jomeiní, que tomó el poder violentamente en Irán, también tenía tres objetivos claros: (1) destruir la nación de Israel, (2) destruir al Gran Satán de Estados Unidos, y (3) hacer del Islam chiíta la religión del mundo. La nación chiíta de Irán vio una oportunidad que no podía desaprovechar para hacer de Hezbolá el vástago, el retoño, el apoderado de su revolución islámica iraní. Por eso, se convirtió en la principal fuente de financiación de Hezbolá.

Gracias al dinero iraní, Hezbolá construyó una vasta red de túneles mucho más poderosa y sofisticada que la de Hamás. Mientras que Hamás había excavado una red de túneles subterráneos de 482 kilómetros de largo, la inteligencia de las FDI concluyó que Hezbolá había creado un vasto sistema de túneles en el sur del Líbano, mucho más grande y largo, desde Beirut hasta la frontera con Israel1. 

Cuando tuvo la oportunidad, como en 2018 en la Operación Escudo del Norte, Israel destruyó muchos kilómetros de túneles que atravesaban el país. Sin embargo, con el flujo constante de dinero iraní, desde entonces Hezbolá ha construido nuevos túneles paralelos a los antiguos. 

Mapa de los sistemas de túneles de Hezbolá en el sur del Líbano (Créditos: Alma Research and Education Center)

La amenaza más grave 

Hezbolá es, con diferencia, la fuerza más poderosa del Líbano. Las fuerzas de paz de la ONU desaparecen cada vez que aparecen guerreros de Hezbolá. De hecho, muchos libaneses, incluido el 19 % de la población que queda de las comunidades cristianas, dicen con descaro: «El peligro de Hezbolá para el Líbano es enorme». A medida que el número de cristianos fue disminuyendo en el país durante las últimas décadas, la nación se deterioró económica y culturalmente, hasta el punto de que muchos la consideran hoy un Estado fallido.

Actualmente, Hassan Nasrallah, líder de Hezbolá, afirma que cuentan con 100.000 soldados bien entrenados. No solo eso, el brazo político de Hezbolá es también una fuerza importante que domina la política libanesa y extiende la influencia de Irán por todo el mundo árabe. Ahora, su líder afirma que disponen de precisos misiles guiados que pueden alcanzar cualquier punto de Israel e impedir que los barcos lleguen a la costa mediterránea israelí, así como de avanzados aviones no tripulados que pueden atacar o recabar información.

Israel considera hoy a Hezbolá su amenaza inmediata más grave y calcula que el grupo terrorista tiene unos 150.000 cohetes y misiles apuntándole. De hecho, la población israelí de unos 100.000 habitantes que vive en Galilea ha tenido que desalojar sus casas desde octubre, y en estos momentos vive en habitaciones de hotel por todo el país.

A diferencia de Gaza, donde la red de túneles se utiliza sobre todo para alojar a terroristas o armas ligeras e infiltrarse por debajo de los barrios sin ser detectados para disparar misiles desde abajo o desde arriba, en el Líbano los túneles tácticos pueden ser lo bastante grandes como para atravesarlos con enormes camiones. Permiten que los terroristas luchen desde el subsuelo, disparen grandes misiles desde los pozos de los túneles y vuelvan a esconderse, se rearmen con las armas que almacenan en su interior, descansen y vuelvan a emerger. 

Combatientes de Hezbolá que defienden a Irán prestan juramento durante un ejercicio militar en un campamento del sur del Líbano.

Financiado por Estados Unidos. Entrenado por Corea del Norte.

En su época de gobierno, la administración Obama liberó fondos para Irán por el monto de 150.000 millones de dólares2 y creó una vía clara para la construcción de túneles tanto en Gaza como en el Líbano. Ahora, el presidente Biden ha liberado otro mínimo de 16.000 millones de dólares3, aunque otro organismo de control afirma que Biden ha destinado en realidad más de 50.000 millones de dólares4.

¿Y adivina quién les enseñó a cavar túneles? Nada menos que los norcoreanos, que llevan enseñando estas técnicas desde los años ochenta. Después de tantos años, Hezbolá dispone ahora de la tecnología y los conocimientos necesarios para fabricar sus propios túneles. De hecho, han creado empresas civiles, de propiedad chií, supervisadas por una compañía llamada Jihad Construction, que también realiza una serie de proyectos agrícolas. Una de estas empresas, la Mustafa Commercial and Contracting Company, interactuó con el Programa de Desarrollo de las Naciones Unidas5
 

Emplazamientos subterráneos de misiles de Hezbolá en Baalbek Oriental, el Líbano

El verdadero poder detrás de Irán: El Imán Oculto

Irán disfruta con la creación de una monstruosa máquina de matar en Hezbolá. ¿Qué tiene la religión islámica que lleva a sus seguidores a asesinar, violar y torturar a quienes odian? Especialmente, ¿qué es lo que les lleva a odiar a los judíos, estén donde estén? Por supuesto que hay musulmanes en todo el mundo que son pacíficos y amables con sus vecinos, pero no se puede negar que los regímenes islámicos tienden a ejecutar increíbles maldades y salvajes atrocidades y depravaciones.

En el Islam chiíta existe una doctrina sobre el fin de los tiempos. Comenzó así: un hombre de nombre Muhammad al-Mahdi, se ocultó en el siglo IX. Se le conoce como el Imán Oculto (Mahdi), y se cree que es el duodécimo Imán. Lo más importante es que se espera que reaparezca al final de los días, en una época de injusticia y tiranía generalizadas. Su regreso precederá al Día del Juicio Final. 

Jesús es considerado musulmán 

Para quienes han estudiado aunque sea un poco, está claro que las diferencias entre el cristianismo y el islam son enormes. Los chiítas creen que «Yeshúa no fue crucificado», sino que, como dice el Corán, «...se les hizo creer eso», lo que significa que piensan que en su lugar crucificaron a alguien que se parecía a Él. 

También creen que el profeta Yeshúa regresará a la tierra para ser algo así como un ministro subordinado al Imán Mahdi y que su misión principal será corregir el dogma de la Trinidad y aclarar su personalidad humana y su servidumbre a Alá. El Imán y el profeta Yeshúa traerán juntos la paz al mundo. Esta figura escatológica es central en la teología chií.

Según muchos documentos y artículos, como este del Jerusalem Post6, el líder supremo de Irán y sus seguidores sostienen ampliamente esta creencia apocalíptica. En él se cita al ayatolá iraní Mohammad Mirbagheri: «Para que reaparezca el Imán Oculto, debemos entablar una lucha generalizada contra Occidente». 

Varios grupos yihadistas como el ISIS actúan con la convicción de que su terrorismo acelerará la aparición del Mahdi. Los líderes fanáticos están convencidos de que al final de los días, el Imán Oculto surgirá en medio de un violento escenario apocalíptico que se desarrollará en un frente de batalla manchado con la sangre de los infieles.

El profesor Moshe Sharon (86 años), uno de los más prestigiosos estudiosos de Medio Oriente en Israel, está convencido de que la mayoría de los israelíes no tienen la menor idea de cuán profundo es el odio que el Islam profesa a los judíos y a Israel.

¿Y qué creen estos musulmanes que ocurrirá con los judíos en este caos? Según los hadices (dichos del profeta Mahoma), el fin de los días no llegará hasta que los musulmanes maten a todos los judíos, salvo a los que decidan esconderse detrás de árboles y piedras. 

Por eso, el hadiz continúa recomendando que tal vez los musulmanes debieran hacer el esfuerzo de buscar detrás de los árboles y las piedras, ya que allí podría haber judíos escondidos, para no perderse la oportunidad de encontrar a cualquiera de ellos7.

La palabra paz, como concepto político en el Islam, solo existe dentro de la nación colectiva de los musulmanes. No hay paz entre los musulmanes y los judíos o los cristianos. 

De repente

Mientras trabajaba en este artículo, de repente vi un aviso en mi teléfono que decía que Irán había lanzado diversos tipos de misiles, así como aviones no tripulados, hacia Israel, y que llegarían en varias horas. Me concentré en la oración, en mi confianza en Dios y en terminar este artículo. Pronto, empecé a recibir mensajes de texto de mis amigos y colaboradores de muchos países diferentes que estaban orando y preguntando por nuestra seguridad. 

Leía constantemente las noticias de última hora, pero a nuestro suburbio cercano a Jerusalén no llegaban ni misiles ni sirenas. Luego, a lo lejos, empecé a oír un buen número de estruendos que resultaron ser nuestras Fuerzas Aéreas que derribaban misiles sobre Jerusalén. 

Arriba: Israel derriba misiles y drones suicidas iraníes sobre la Cúpula de la Roca. Izquierda: un israelí posa con los restos de un misil tras sacarlo del mar Muerto con su camión. Según las noticias, esta parte era solo el depósito de combustible del misil gigante que voló sin rumbo cuando la Defensa Aérea israelí lo derribó. Es capaz de transportar 750 kilos de explosivos o una ojiva nuclear.
(Derechos de la Sección 27a)

Un recuerdo que los israelíes nunca olvidarán fue ver cómo Israel protegía los lugares sagrados islámicos al derribar misiles sobre la Cúpula de la Roca, el antiguo emplazamiento de nuestro Monte del Templo. Sí. Una vez más, Israel tuvo que proteger a los musulmanes de los ataques de los propios musulmanes.

Al día siguiente, a medida que la historia empezaba a revelarse, fue más allá de lo que podría haber soñado. 170 drones y 150 misiles fueron volados del cielo por la IAF con esta repentina coalición de EE.UU., Gran Bretaña, Francia, Alemania y Jordania, ¡¡¡e incluso Arabia Saudita!!! ¡De más de 300 proyectiles, el 99 % fueron destruidos antes de llegar a Israel! 

Fue una verdadera noche de testimonio del versículo: «Ningún arma forjada contra ti prosperará». Al momento de escribir este artículo, Israel está pensando su reacción. Pero nosotros, como sus seguidores, confiamos en una cosa: Dios es el mismo Dios. Ayer. Hoy. Para siempre.

Derechos del artículo 27 bis

Es importante señalar que, a diferencia de la mayoría de los árabes palestinos (en las encuestas) que apoyan abrumadoramente los esfuerzos terroristas de Hamás y Hezbolá para destruir Israel, la inmensa mayoría del pueblo iraní no apoya el odio de su gobierno hacia Israel y son muy elocuentes sobre su deseo de su propia libertad y de paz entre las dos naciones. Este fascinante vínculo entre los pueblos ha quedado en evidencia, ya que ambas partes comparten a menudo afectos a través de las redes sociales e incluso los israelíes han organizado concentraciones de solidaridad cuando los iraníes han salido a la calle en protesta por la opresión de su gobierno.


Comparte: