Boletín de Maoz Israel febrero 2021

Cuando Ari conoció a Shira

Cómo empezó todo (Parte 2)

¿Cómo trajo Dios a un actor de Hollywood y atleta de campeonatos a Israel para perseguir un llamado diferente?
Ari acababa de firmar contrato para una nueva serie de tv y tenía varios compromisos que no podía abandonar, pero al recurrir al Señor para saber si debía o no aceptar el desafío de mudarse a Israel durante un año, le dijo a Dios: «Si puedes ocuparte de todos estos cabos sueltos, como librarme de mis contratos cinematográficos, iré a conocer la Tierra Santa».


Shani Ferguson
Por Shani Ferguson
Tiempo de lectura: .

Ari nació en los Estados Unidos en una familia de inmigrantes judíos. Según la historia que se fue transmitiendo de generación en generación, la madre de Ari, Tatyana, huyó de los pogromos de Rusia (una masacre contra los judíos que ocurrió a principios del siglo XX). Se embarcó junto con algunos de los miembros de su familia que habían logrado sobrevivir e intentaron mudarse a Tierra Santa, en aquel entonces bajo control británico. Todos los que iban en su barco fueron rechazados, y ella se encontró yendo a los Estados Unidos, donde se le otorgó la ciudadanía. En algún punto de ese profético viaje, conoció al padre de Ari, Hokano Sorko-Ram, un médico de la India. Se instalaron en Michigan, se casaron y tuvieron siete hijos: Ari fue el sexto.

Eso es todo lo que sabemos, porque cuando Ari cumplió dos años, su padre los abandonó y jamás volvieron a saber de él. Su madre, que era ese último hilo conductor que unía todo, sufrió una lesión cerebral, y la familia se desmoronó.

Ari era demasiado joven para entender por qué se tomó esa decisión, pero mientras que sus seis hermanos fueron enviados todos juntos a un lugar llamado Children’s Village, a Ari lo separaron y enviaron a otro lugar. Entonces, desde la tierna edad de dos años, se crio sin un padre, sin una madre y sin hermanos. Al no tener una relación duradera con nadie de su infancia, no tiene idea de quién lo cuidó o en dónde estuvo hasta que en algún momento de su época escolar, lo transfirieron a un internado para varones.

Ari a los 11 años. Esta es la única foto que se le conoce de niño

Cada verano, todos los niños de su internado volvían con sus familias para luego regresar a las clases en el otoño. Sin embargo, Ari se quedaba allí con el resto del personal porque no tenía ninguna familia con la cual ir. Lo trataban bien y era un estudiante ejemplar, pero los veranos se tornaban muy solitarios. Así que, en el verano de su quinto grado, escapó. Cuando los profesores lo encontraron, no muy lejos del internado, le preguntaron el motivo de su huida. Él les explicó que jamás había salido del lugar por su cuenta y, por eso, tenía curiosidad de qué había más allá de sus puertas.

Para solucionar este problema, el verano siguiente, el personal encontró un campamento al que Ari podía ir. Mientras estaba allí, él captó el interés de una joven pareja. Esto le impactó mucho porque era la primera vez que alguien se interesaba en él como persona.

Mientras se despedían al terminar el campamento, la joven pareja le dijo lo mucho que querían a los judíos y que orarían por él. Esto despertó la curiosidad de Ari por la Biblia, y se dedicó a leerla durante el año siguiente.

Tenía sentido comenzar por el Génesis, pero para cuando ya había leído varios de los siguientes libros, estaba demasiado desanimado para continuar. Quería conocer a Dios del mismo modo que esta pareja, pero el texto era muy difícil de comprender. El siguiente verano, cuando se reencontró con la pareja en el campamento, les comentó lo frustrado que se sentía por no poder entender la Biblia. La pareja estaba feliz de poder compartir con él toda la historia, y a la avanzada edad de trece años, Ari comenzó su camino con el Señor.

Luego de la escuela secundaria, Ari se inscribió en el ejército estadounidense

La vida después del internado

En su último año escolar, su hermano mayor, que se había casado recientemente, lo buscó, lo invitó a mudarse con ellos y a terminar la escuela allí. En 1959, tras graduarse, Ari se inscribió en el ejército y prestó servicio en la OTAN en una misión especial. En el transcurso de su servicio militar, practicó atletismo, ganó un campeonato de boxeo de pesos ligeros y jugó en la Liga Nacional Francesa de Rugby.

Cuando dejó el ejército, firmó contrato con un equipo de la Liga Nacional de Fútbol Americano, pero al cabo de un año, decidió que en realidad quería tener estudios universitarios. Asistió a la Universidad del Sur de California donde estudió psicología e investigaciones del comportamiento. 

Ari compitió en atletismo internacional durante su tiempo en el ejército y en la universidad

Durante su formación de posgrado, trabajó para el Departamento del Sheriff de Los Ángeles a la vez que seguía con sus estudios en investigaciones del comportamiento. Mientras se desempeñaba en ese cargo, recibió una oferta para interpretar a un detective en una película de Hollywood con Dean Martin.

En aquel entonces, Ari no tenía experiencia como actor, pero el director quería a alguien con experiencia en la vida real. Como debía hacer de detective, él se sintió cómodo e interpretó el papel con total naturalidad. ¡Les encantó! Y así, por pura casualidad, Ari comenzó su carrera de actor sin ninguna audición.

Si bien actuó en alrededor de cien películas y series de tv, como C.H.I.P.S., Hawaii Five-0 y la serie original de La mujer maravilla, su papel siempre fue uno claro: solía aprovechar las oportunidades para compartir su testimonio en todas partes, desde los mítines públicos hasta las prisiones.

Ari jugó en la Liga Nacional Francesa de Rugby y en la Liga Europea de Fútbol del Ejército de los Estados Unidos antes de firmar para la Liga Nacional de Fútbol

Ari y Shira se conocen

En 1976, a través de amigos en común y del pastor Jack Hayford, Ari conoció a una joven directora israelí-estadounidense llamada Shira Lindsay, que era una judía mesiánica como él. Había llegado a los Estados Unidos en busca de creyentes judíos que estuvieran dispuestos a mudarse a Israel para ayudar a crear un bastión mesiánico en la tierra.

Ari acababa de firmar contrato para una nueva serie de tv y tenía varios compromisos que no podía abandonar, pero al recurrir al Señor para saber si debía o no aceptar el desafío de mudarse a Israel durante un año, le dijo a Dios: «Si puedes ocuparte de todos estos cabos sueltos, como librarme de mis contratos cinematográficos, iré a conocer Israel, Tierra Santa».

Ari (derecha) fue campeón de boxeo de pesos ligeros

En semanas, fue liberado de todas sus obligaciones contractuales; todos los cabos sueltos estaban atados, y él partió a Israel para una visita de un año. Antes de que se cumplieran seis meses de su llegada, Ari estaba tan convencido de quedarse que llevó a la muchacha más linda del país a un café de Jaffa con vista al Mediterráneo y le propuso matrimonio. Juntos terminarían construyendo una comunidad mesiánica.

Incluso antes de que Ari y Shira se casaran, se corrió la voz en la industria cinematográfica local de que él estaba en el país, y recibió muchas ofertas para actuar en películas. Aunque rechazó unas cuantas, aquellas que sí aceptó resultaron muy útiles a la hora de costear sus primeros años en Israel. Durante las siguientes décadas, Ari apareció en varias películas de acción, así como también en series de televisión educativas diseñadas para ayudar a que los israelíes aprendieran inglés. Como en esa época había tan pocas películas israelíes y básicamente un solo canal israelí, a Ari todavía de vez en cuando se le acercan personas por la calle que lo reconocen de cuando eran niños.

Mientras estaba en la universidad, Ari fue contratado para trabajar en el Departamento del Sheriff de Los Ángeles

Construir una comunidad

Para Ari y Shira, el primer paso hacia la construcción de una comunidad mesiánica era encontrar un lugar seguro donde pudieran organizar reuniones con música y cantos sin molestar a los vecinos. Alquilaron una casa en Herzliya, un suburbio de Tel Aviv, y comenzaron su centro congregacional pionero. Se convertiría en la primera congregación mesiánica espiritual de habla hebrea en establecerse en Israel en casi dos mil años.

Ser pionero a menudo suena legendario en retrospectiva, pero gran parte de los primeros días del centro congregacional giraba en torno a la logística de llevar a la gente al lugar de reunión y luego de regreso.

En aquellos tiempos, muy poca gente tenía automóvil propio, y los autobuses no circulaban durante el Shabát. Por lo tanto, Ari hacía varios viajes a pueblos cercanos antes y después de cada servicio. Algunas veces, los fieles sorteaban el problema de la falta de autobuses tomando el autobús del viernes y acampando en las afueras. Luego, esperaban a tomar el primer autobús que empezaba a circular tras la puesta de sol del sábado por la noche. Siendo la década de los 70, los vecinos se mostraron preocupados por el hecho de que una colonia «hippie» se estuviera instalando en la zona, por lo que los fieles decidieron abandonar esta costumbre.

Uno de esos fines de semana, algunas personas del grupo habían planificado tomar el autobús de la tarde, pero el servicio duró más de lo habitual, y lo perdieron. Por esa razón, no estuvieron en la autopista en el momento y lugar en que los terroristas subían y bajaban por esta carretera en un autobús secuestrado a la vez que abrían fuego y desataban una lluvia de balas. Treinta y ocho israelíes murieron y setenta y uno resultaron heridos en ese ataque.

Ari comenzó su carrera de actor casi a sus treinta años y actuó tanto en televisión como en cine

Volviéndose hebreo

Al principio, los mensajes se daban en inglés y se traducían al hebreo. Sin embargo, no había canciones de adoración en idioma hebreo, por lo que la adoración se llevaba a cabo en inglés. Avanzando hacia la meta de un servicio completamente en hebreo, Ari y Shira presionaron para que el tiempo de adoración fuera solo en hebreo. Trajeron a sus amigos David y Lisa Loden, quienes estuvieron muy felices de enseñarle al grupo sus canciones hebreas de adoración recién escritas (puedes leer su hermosa historia en el Boletín Maoz Israel de junio de 2020).

Si la jugada de recuperar la adoración hebrea no fuera tan significativa a nivel espiritual, uno podría imaginar que los ángeles habrían tenido una buena razón para reírse de esas primeras reuniones. Los israelíes de la zona de Tel Aviv que sabían hebreo, pero que no sabían nada de la adoración más allá del recitado tradicional de los libros de oraciones, intentaban cantar junto a occidentales que tenían mucha pasión ¡pero poco conocimiento del hebreo!

David y Lisa Loden fueron esenciales a la hora de introducir canciones hebreas de adoración originales a la visión de una congregación solo de habla hebrea

El cambio y la familiaridad son cosas divertidas. Es bastante curioso que a algunos de los israelíes les costara acostumbrarse a la adoración hebrea. Decían que sentían una unción mucho más profunda si cantaban y oraban en inglés ¡en lugar de en hebreo! Así que, puedes imaginarte que los primeros servicios eran todo un espectáculo para la vista, ¡y para los oídos!

Pese a los desafíos en la logística, las pequeñas reuniones de Ari y Shira crecieron en muy poco tiempo hasta albergar casi setenta personas. Sin embargo, gran parte de quienes asistían eran voluntarios extranjeros que durante los momentos de camaradería hablaban por instinto en su idioma materno, lo que complicaba la participación de los israelíes.

Dado que la visión era tener una congregación que hablara solo hebreo, era hora de dar el paso final. Ari les avisó a sus fieles con dos semanas de anticipación que el mensaje y la adoración se darían en hebreo con una traducción al inglés de fondo. En tan solo dos semanas, el número de asistentes cayó a una mera docena.

Esto implicó un cambio drástico en la energía del servicio, pero fue allí cuando comenzaron a construir una congregación israelí de verdad.

Continuará el próximo mes…

Traducir esta publicación

Descubra algo nuevo sobre Israel.

Ver todo Boletín de Maoz Israel